Mónaco dispone de la mayor densidad de cuentas bancarias por habitante del mundo

Mónaco dispone de la mayor densidad de cuentas bancarias por habitante del mundo

A pesar de que la banca privada se inició para dar un servicio a las grandes fortunas asentadas en el Principado de Mónaco, esto ha cambiado. Muchos factores han contribuido a convertir a este pequeño país en un centro bancario de primer orden mundial.

Sin embargo, el Banco de Francia es la autoridad central que ejerce una responsabilidad normativa sobre el sector bancario de Mónaco. Uno de los atractivos más destacados de Mónaco es la ausencia de retenciones en el pago de intereses.

Actualmente, en Mónaco existen unos 70 bancos e instituciones financieras con más de 300.000 cuentas bancarias offshore. Una densidad muy alta ya que solo existen 5.000 ciudadanos monegascos y 25.000 residentes extranjeros.

Aproximadamente, el 85% de los clientes de los bancos son no residentes. La banca es el negocio que más beneficios deja en esta jurisdicción que dispone de 1.500 millones de euros y 60.000 millones en concepto de administración a través de fondos de inversión.

Aunque la mayoría de la banca sigue siendo privada, la banca comercial ha experimentado un gran aumento en los últimos años, sobre todo para los préstamos inmobiliarios o de embarcaciones.

La actividad bancaria en Mónaco

Gran parte de la base legislativa que organiza la actividad bancaria en Mónaco, se deriva de la Ley de Bancos Franceses que se complementa con las disposiciones del Principado para evitar actividades ilícitas en la constitución de empresas y sociedades offshore.

El secreto bancario está impuesto en la cláusula 57 de la ley francesa. Este secreto bancario es adecuado para aquellos que no tienen conexiones con Francia. Los ciudadanos franceses no pueden beneficiarse de la confidencialidad que estos bancos ofrecen al resto de clientes.

En 2001, el Ministerio de Finanzas francés llegó a un acuerdo con Mónaco para luchar contra el blanqueo de capitales en el Principado. Las autoridades francesas decidieron colaborar con ellos si observaban algún tipo de transacción sospechosa.

En 2004, Mónaco fue forzado a unirse a la Directiva Europea de Fiscalidad del Ahorro por lo que tuvo que imponer un impuesto de retención sobre los ingresos por reparto de dividendos e intereses de aquellos residentes de la Unión Europea gravando esto a una tasa del 20% desde el 2008 y devolver el 75% de lo recaudado al estado miembro de la UE de donde sea originario el cliente del banco.

Si necesita más información sobre la fiscalidad que se aplica en el Principado y de las ventajas que puede obtener depositando sus activos en esta región, póngase en contacto con nuestro despacho especializado en constitución de sociedades offshore y apertura de cuentas bancarias offshore en Mónaco. Nuestros profesionales podrán dar solución a sus necesidades.

About Author

Related posts

Give a Reply