Beneficios del sistema tributario de Mónaco

Beneficios del sistema tributario de Mónaco

Sin duda, Mónaco puede ser una buena elección a la hora de constituir una sociedad offshore o abrir una cuenta bancaria debido a las ventajas que ofrece esta jurisdicción para los inversores extranjeros de todo el mundo, excepto para los franceses. En este país donde la tasa de paro es del 0% los impuestos sobre la renta fueron abolidos en 1869.

Todos los extranjeros residentes en Mónaco y las personas con ciudadanía monegasca pueden beneficiarse de un régimen de cero impuestos. Solo hay una excepción: los franceses que residen en Mónaco deberán pagar los impuestos franceses tal y como se detalla en la legislación gala. El importe a pagar será recibido por el gobierno francés. El Principado de Mónaco no recauda ningún tipo de impuesto relativo a las ganancias de capital o sobre el patrimonio.

El impuesto sobre sucesiones y donaciones sí que existe pero sólo grava los bienes situados en Mónaco (como por ejemplo el dinero de una cuenta bancaria). Estas obligaciones fiscales no afectan a los activos situados fuera del territorio monegasco. En tal caso, ponemos el ejemplo de que una persona que posee una empresa en Mónaco fallece. Sus herederos deberán pagar un modesto porcentaje en concepto de impuesto de sucesiones. Sin embargo, existe una exención en el caso de que los herederos sean de línea directa (padres, cónyuge e hijos). Ellos no tendrán que pagar este tributo si heredan activos situados en Mónaco. Esta misma situación se aplica para el impuesto de donaciones.

Con respecto a los impuestos corporativos destacamos el Impuesto de Sociedades cuya tasa se sitúa en el 33,33% Aunque no es muy atractivo existen exenciones fiscales para las empresas de nueva creación. Durante los dos primeros años no tendrán que pagar ningún tipo de impuesto. A partir del tercer año solo tendrán que pagar este impuesto:

  1. Las empresas que perciban rentas sobre patentes o derechos de propiedad literaria o artística.
  2. Aquellas empresas cuya actividad industrial o comercial realizada fuera del Principado sobrepase el 25% de su facturación total. Sin embargo existen distintas deducciones si el capital se reinvierte en la sociedad.

Si se realizan actividades comerciales dentro de esta jurisdicción es necesario recordar la obligatoriedad del IVA que se aplica sobre las mismas bases que en Francia.

Finalmente, un punto a favor para las empresas con sede en Mónaco lo constituye la unión aduanera que mantiene con Francia según el Convenio Aduanero firmado en 1963. El Código de Aduanas francés se aplica en el territorio monegasco. Por ello, para hacer efectiva esta unión Mónaco y Francia constituyen el mismo espacio dentro del territorio aduanero europeo aunque sigue teniendo un estatus de tercer país con respecto a la Unión Europea. Por tanto, se puede acceder fácilmente a los bienes y servicios del Mercado Único Europeo desde Mónaco.

Si necesita constituir una sociedad offshore en Mónaco o abrir una cuenta bancaria offshore en algún banco de Mónaco tenga en cuenta el sistema tributario del país. Póngase en contacto con profesionales para gestionar su patrimonio de forma eficaz.

About Author

Related posts

Give a Reply